Visitando Valle de Bravo con niños

Cuando pensamos a dónde ir con niños y poder disfrutar todos de una salida, lo primero que pensamos son en los parques o centros comerciales y está bien para un rato de esparcimiento.

Sin embargo, existen lugares que te llenan más el alma, la vista y por supuesto, te hacen respirar un aire  más relajado, limpio y lejos de las grandes multitudes.

La mejor parte es que seguramente hay muchas propuestas cercanas a tu hogar.

En el caso de la CDMX contamos con un lugar que es visitado por sus paisajes y estilo de vida y es Valle de Bravo.

Ubicado en lo alto de las montañas a orillas del hermoso Lago Avándaro, Valle de Bravo es un lugar maravilloso para visitar.

En un viaje como este, es posible disfrutar de grandes caminatas, surf de remo e incluso visitar el santuario de las mariposas monarcas que han migrado desde Canadá durante el invierno.

Resultado de imagen para Valle de Bravo

Cómo llegar al Valle de Bravo desde la ciudad de México

Valle de Bravo está aproximadamente a 140 km al oeste de la Ciudad de México. Si no tienes tu propio automóvil, la forma más fácil de llegar al Valle de Bravo es en autobús.

Aquí es llegar a la terminal de autobuses de Poniente y de ahí a Valle de Bravo.

El viaje en autobús de 2 horas fue realmente agradable, llevándote a través de algunas partes muy bonitas de la CDMX seguido de algunas colinas cubiertas de árboles grandes y frondosos.

Una vez en Valle de Bravo, hay dos áreas turísticas principales: el lago y el centro histórico de la ciudad.

La plaza frente al lago en la parte inferior de la Calle de la Cruz ofrece bonitas vistas del lago y las colinas circundantes.

Este es el punto central de actividad para todas las actividades a base de agua en Valle de Bravo: restaurantes flotantes, paseos en bote, paddle surf de pie, kayaks, etc.

Puedes caminar hacia el sureste a lo largo de la costa disfrutando de diferentes vistas del lago.

En pocos minutos llegarás a un bonito parque infantil de barcos piratas ideales para los niños.

Es un buen lugar para pasar un rato comiendo un aperitivo mientras los niños juegan y disfrutan de excelentes vistas del lago desde la plaza adyacente.

Valle de Bravo tiene un centro histórico extremadamente encantador.

Los bloques que rodean la iglesia (Parroquia de San Francisco de Asís) son solo peatonales, por lo que es muy amigable para los niños.

La plaza bien arbolada, que descansa a la sombra de la gran iglesia, siempre está llena de actividad. Hay restaurantes, tiendas, vendedores ambulantes, heladerías y mucho más.

Al noroeste del centro de la ciudad se encuentra el Mercado de Artesanías.

Hay dos edificios cerca uno del otro que se anuncian como el Mercado Artesanal, pero el verdadero está en la esquina SE; el de la esquina noroeste es pequeño y poco interesante.

El mercado real está en un edificio cuadrado de dos pisos con tiendas en ambos pisos.

Aquí se encuentran los souvenirs turísticos habituales, pero también hay algunos recuerdos muy bonitos, cosas de calidad que nunca encontrarás en la calle.

Con un viaje así, abres el espectro para que tus hijos conozcan más lugares y tengan contacto con la naturaleza y por supuesto, un acercamiento a la gran riqueza cultural de su país.

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.mexicotransparente.org.mx/visitando-valle-de-bravo-con-ninos/
Twitter